Twitch se convierte en la nueva televisión de los jóvenes

Twitch es la plataforma audiovisual propiedad de Amazon que está rompiendo más récords últimamente. Probablemente hayas escuchado hablar de ella, pero si tienes cierta edad probablemente nunca hayas entrado en la plataforma. Es lógico, esta plataforma está enfocada al entretenimiento de los más jóvenes, quienes pueden ver a sus streamers favoritos jugando videojuegos y hablando de cualquier tema durante horas.

Lo que es una realidad es que cada vez más, las plataformas digitales como estas, están tomando más y más protagonismo frente a los medios de comunicación convencionales como la televisión. De hecho, la población juvenil de España ha cambiado la forma de consumir entretenimiento en la última década, y ahora lo hace en las nuevas plataformas digitales como Twitch en lugar de en los canales tradicionales como la televisión.

Las transmisiones en vivo que realizan algunos de los creadores de contenidos más grandes, como Ibai, AuronPlay, ElRubius o TheGrefg, aglutinan millones de espectadores tanto de España como de otros países hispanohablantes, sobre todo. En ocasiones, estas transmisiones tan populares llegan a superar a la televisión en prime time, es decir, en los momentos del día que más audiencia tiene.

La rivalidad de Twitch con las plataformas convencionales

Hay mucha gente que piensa que las nuevas plataformas digitales de entretenimiento como Twitch acabarán con otras más convencionales como la televisión, pero la realidad es que Twitch no va a acabar con la televisión. Algo parecido pasó cuando surgió la televisión, que en ese momento se vaticinaba el fin de la radio, cosa que nunca llegó a pasar.

En realidad, Twitch se dirige a un público muy joven, que ha nacido con un móvil o una tablet en sus manos, y que apenas dedica tiempo a ver la televisión. Lo mismo pasa con las personas adultas o ancianas pero en la dirección contraria, es decir, que acostumbran a consumir entretenimiento en plataformas más convencionales como la radio y la televisión, y no tienen interés en las plataformas como Twitch.

Diferencias significativas entre Twitch y las plataformas convencionales

Por un lado, Twitch es una plataforma bidireccional, es decir, el streamer emite en directo su contenido y sus viewers le ofrecen feedback a través de un chat en directo, donaciones y suscripciones. En la televisión el público queda relegado a un segundo plano y sólo toma importancia el emisor, quien no recibe ningún feedback del público.

Mientras que en la televisión se necesita un plató, un equipo de cámaras profesionales, guionistas, etc. En Twitch basta con un ordenador con webcam conectado a internet y el carisma suficiente para entretener a una audiencia, aportar valor y conectar con ellos.

La televisión representa más al trabajo de todo un equipo, pensemos por ejemplo en un programa como Cuarto Milenio, donde el protagonista es su presentador Íker Jiménez, pero él no acapara todo el interés del público, ya que participan más personas como colaboradores e invitados que también captan la atención de la audiencia. Sin embargo, en Twitch es más potente la marca personal, ya que los canales de Twitch suelen estar secundados en su protagonista y, aunque el mismo cuente con editores u otro equipo detrás, acapara todo el interés de su público.

Twitch y las plataformas convencionales pueden complementarse perfectamente

Hemos recalcado las principales diferencias entre Twitch y la televisión, además de hablar de la posible rivalidad entre ellas. Pero estas plataformas pueden complementarse perfectamente, ya que trabajar en una no excluye de hacerlo en otra. Por ejemplo, el famoso presentador del programa televisivo “Salvados” de La Sexta, Jordi Ébole, recientemente ha colaborado con el canal de Ibai Llanos en Twitch. Y viceversa, Iba, el mayor streamer español y uno de los más grandes del mundo, ha participado en su programa de televisión. Con este ejemplo, podemos concluir que aunque las plataformas digitales pioneras le están quitando protagonismo a los medios más convencionales como la televisión, no tiene por qué existir una lucha entre estas, y lo mejor que podemos hacer es disfrutar de las dos y apoyar a los creadores de contenido de ellas.