Transversalidad en Comunicación Audiovisual

Actualmente el sistema universitario se pone en tela de juicio debido a los diferentes políticos que presuntamente obtienen titulaciones de dudosa fiabilidad. Por ello hoy queremos romper una lanza a favor de la formación universitaria, pero no por ello sin dejar de dar nuestra opinión respetuosa, crítica y constructiva con el sistema de enseñanza que domina la mayoría de los campus universitarios de España, a menos en la temática de este blog: Comunicación Audiovisual. El siguiente texto está elaborado a partir de experiencia propia, y de compañer@s de clase y de otras muchas recabadas en diversos sitios de internet.

Os cuento un poco de historia para contextualizar la opinión aquí expuesta. Desde bien pequeño he estado muy vinculado con el sistema educativo español. Esto me ha hecho conocer la formación, al menos en parte, desde los dos lados, del profesor y del alumno.

Aquellos estudiantes que opten por estudiar Comunicación Audiovisual aprenderán el valor de la comunicación interpersonal. Comenzando con las personas que conocerás dentro del aula. Es un sector profesional donde la mayor parte de salidas que ofrece esta formación es un trabajo en equipo.

La experiencia del sector es clave a la hora de la salida al mundo laboral. Por ello es importante realizar prácticas en empresa. Aquí el problema suele aparecer cuando la empresa que se te asigna no ofrece la posibilidad de sumergirte en el mundo laboral. Por ello es importante que las universidades cuenten con empresas que de verdad están interesadas en ayudar en la formación del alumnado. 
Si durante los estudios no aprendes lo suficiente, puedes formarte por tu cuenta. Es recomendable crear tu propio porfolio que mostrar a la hora de encontrar tus primeros puestos de trabajo.

Comunicación audiovisual es en sí una carrera multidisciplinar. O quizás sea mejor definirla como una carrera transversal. En los diferentes planes de estudios podemos ver materias complementarias como derecho, administración de empresas, lengua entre otras. Esto hace que si el alumno fuese capaz de absorber la totalidad de los contenidos impartidos sería un alumno con un nivel cultural medio-alto como mínimo. Quizás cuando se está estudiando se aprecia un exceso de carga teórica de materias que bien podrían suprimirse o reorientar su enfoque. La mayor parte de estas asignaturas dan una visión muy importante para el desarrollo profesional en puestos de media y alta responsabilidad. Sin embargo para la mayoría de los casos son contenidos que una vez estudiados son olvidados con gran facilidad. Por otro lado se nota una deficiencia en horas de formación técnica. Por las características de los grupos de alumnos y el valor de los materiales, es complicado dar una formación más que óptima para el alumnado de manera individualizada. Por ello si quieres dedicarte a la parte técnica es importante valorar la opción de la formación profesional.

Comunicación Audiovisual es una carrera universitaria donde la transversalidad de sus contenidos te hace encauzar las ideas. Esta formación tan variada permite conocer un poco de diversos campos, pero ninguno de ellos en profundidad. Después de la universidad queda la formación en master o cursos complementarios donde profundizar en aquel sector que más te interese.