Pasos para producir nuestro vídeo

Cuando estudiamos Comunicación Audiovisual queremos dar a conocer nuestros cortometrajes, nuestros proyectos y trabajos. Queremos ÉXITO. Sí, sí, así tal cual, en mayúsculas y con negrita. Pero… ¿Te has planteado cómo conseguirlo?

Mi primer Cortometraje

Recuerdo mi primer trabajo de clase, Como buen novato quisimos hacer el mejor corto del mundo, no teníamos casi ni idea y un equipo curioso, una miniDV un portátil de lo más normalito, y ganas, muchas ganas… Con todo ello nos pusimos a trabajar y aprobamos la asignatura. Y ahora, ¿qué? Pues muy bien, nos tocaba darlo a conocer, lo subimos a YouTube y lo movimos como pudimos, principalmente por la red social exitosa entre nosotros en ese momento, Tuenti. Nuestra estrategia de difusión falló, no sabíamos lo que vamos a contarte en este artículo.

No sabíamos que Internet tiene su propio lenguaje, no era o mismo publicar un contenido en YouTube o en una red social, como por ejemplo Instagram. Desconocíamos que cada soporte tiene un lenguaje propio, unas proporciones, unas características… en definitiva, un spot de televisión, no es lo mismo que un anuncio de Facebook… y mucho menos para cine.

4 Pasos al producir nuestro vídeo

Lo primero que tenemos que plantearnos es qué queremos conseguir con el vídeo, queremos que se entretenga con nuestro cortometraje, es un spot para vender un coche de alta gama… Esto tenemos que tener en cuenta si se encuadra en una acción más compleja, como puede ser una campaña publicitaria, o es un capítulo de una web serie…

Lo siguiente es definir qué queremos transmitir en cada secuencia. Y cómo vamos a transmitir ese mensaje, qué encuadre, qué música acompañará, cómo actuará si hay actores…

El tercer paso es llevar a cabo el proyecto. Ya debemos tener definido las diferentes partes del proyecto, nos ponemos a grabar y a producir los diferentes materiales. De repente algo no nos cuadra, no pasa nada. Paramos y buscamos cómo corregirlo. Una vez planteado hay que analizar si afecta a algún otro elemento de nuestra producción. Una vez solventado los imprevistos, continuamos con la producción de nuestro audiovisual.

El cuarto y último paso es la difusión del contenido. Toca subirlo a una plataforma como puede ser YouTube o Vimeo, o cualquier otra con soporte para vídeo. Pero…

¿Dónde subo el vídeo?

Aquí entra en cuenta diversos factores desde la propia calidad que ofrece cada plataforma. Vimeo tradicionalmente perdía menos calidad frente a YouTube que tiene mayor difusión.

En nuestro caso optamos por subir vídeo a YouTube si queremos que tenga una mayor difusión. Y si nuestro vídeo es para una empresa, nuestra recomendación es subirla a Vimeo ya que su política publicitaria es más restringida, y no nos va a salir un anuncio de nuestra competencia en el vídeo de nuestro producto.

Una vez subido nos toca difundir nuestro vídeo entre nuestros contactos y en otras plataformas de difusión y curación de contenidos.