5 consejos: cómo fotografiar una puesta de sol

Una puesta de sol es un momento muy bello y que frecuentemente solemos fotografiar con nuestros smartphone. Estos consejos que te damos aquí puedes aplicarlos para una cámara compacta una réflex o incluso si quieres fotografiar una puesta de sol con el móvil. Si vas a utilizar un móvil ten presente que necesitarás una aplicación que te permita utilizar la cámara en modo manual, y en función de tu móvil podrás optar por una configuración u otra.

Ir sin prisas

Es muy importante salir de casa, del trabajo de donde estemos sin prisas. Pero cuidado, tampoco seamos caracoles, si no llegaremos cuando el sol se haya ido.

Debemos llegar al lugar donde queremos fotografiar la puesta del sol lo antes posible. Mientras llega el codiciado momento podemos preparar nuestro equipo y encuadrar la foto.

¿Qué equipo llevo?

Aquí la respuesta puede ser muy variada. Así que vayamos por partes dijo Jack “El destripador”.

Lo primero es un trípode, sea cual sea la cámara que vayamos a utilizar.

Si vamos a realizar la fotografía con un smartphone tenemos pocas opciones. Un trípode y quizás nuestro móvil nos permita añadirle un zoom externo al objetivo. Este tipo de miniobjetivos puede encontrarlos en comercios electrónico y bazares locales por pocos euros. Pero cuidado, la calidad no suele ser muy buena y puede arruinarnos la foto. Por ello es importante que lo pruebes antes del momento idóneo.

Si optamos por una cámara compacta pasa algo similar. Tenemos menos rango de accesorios.

Si tenemos una réflex, o mejor dicho, una cámara de objetivos intercambiables, lo ideal es que el objetivo tenga un rango aproximado de 70-200mm. Si dispones de un objetivo fijo, será ideal porque obtendrás menos deformaciones. Y si quieres abarcar la mayor distancia posible del horizonte, necesitarás un gran angular.

Cómo configuramos la cámara

Como hemos comentado la cámara deberá estar en manual para que manejemos todos los parámetros.

La ISO debería estar lo más baja posible, así evitaremos ruido en las zonas oscuras.

El balance de blancos puedes dejarlo en automático. Aunque hay cámaras que compensan el color y debes configurarlo manualmente.

El resto de parámetros dependerá de tu cámara y el efecto que quieras conseguir. Haz un par de pruebas.

Formato de la foto

Tan solo nos queda disparar la foto, pero antes debemos tener claro el formato de la foto.

Como sabrás los archivos jpeg, son los más comunes, pero tienen pérdidas de calidad. Por ello es recomendable que utilices el formato RAW.

Este formato captura toda la información del sensor y la almacena en el archivo. Si después vas a editar la fotografía, estarás ante la mejor situación para modificar parámetros y realizar pequeños retoques que dejen un paisaje de cine listo para enmarcar en la chimenea del salón.

El instante adecuado

Tanto en el atardecer como en el amanecer, todo sucede muy rápido. Un pestañeo y ya ha pasado.

Es importante estar concentrado en la escena y esperar el momento justo. Antes puedes realizar varias pruebas para ver que todo esté correcto.

Enmarca el instante. Piensa en qué transmite esa foto. Qué pasa con los elementos que aparecen en ella, o aquellos que no están…

¡Click!